670 374 061 info@jonpa.es

Servicios y Productos

Gestión de ahorro de contratos

Gestión de contratos eléctricos indexados a POOL

En el sistema eléctrico nacional existen dos sistemas de compra de energía bien diferenciados:
  1. Compra de energía fijando el precio del termino energía a un año.

  2. Compra de energía con tarifa Flexible Indexada a Pool.

En la primera, la comercializadora establece un precio fijo de la energía a un año. Dado que el precio de la energía fluctúa cada hora, en este sistema cualquier compañía incluye en la factura una prima de riesgo o colchón extra por si no hubiese calculado correctamente el precio fijo.
En el segundo caso “Flexible Indexada a Pool”, el sistema cambia radicalmente siendo este un sistema de venta de servicios y no de energía. La compañía comercializadora nos facturara sus honorarios por haber comprado energía para nosotros en el mercado eléctrico nacional “OMIE”, transmitiéndonos a precio de costo todos los demás conceptos incluidos en el suministro eléctrico, o factura eléctrica. Este sistema posibilita poder saber los consumos horarios de nuestra instalación y garantiza que los precios reflejados en factura coinciden hora a hora con los precios “OMIE”.

 

La tarifa FLEXIBLE INDEXADA A POOL, se compone de los siguientes términos:

 

• Término de Potencia: es un precio fijo por cada kw contratado. Generalmente todas las compañías  tienen el mismo precio y no tienen beneficio reflejando este los impuestos marcados por el gobierno para el pago de peajes por el transporte y distribución de la electricidad, en este caso por disponer de dicha potencia.
• Termino energía: aquí es donde  está la parte más beneficiosa y cara de un contrato de suministro eléctrico.
    • Parte fija: es  un precio fijo por kwh para cada periodo, igual que en una oferta convencional. Esta parte incluye las tarifas de acceso que la comercializadora pagará  por el transporte y distribución de la energía, tasas, desvíos, pérdidas, servicios complementarios y su beneficio. De todo esto que compone la parte fija, el único concepto que puede variar durante la vigencia del contrato son las tarifas de acceso.
    •  Parte variable: para cada hora de cada periodo el precio del término de energía se forma sumando la parte fija y la parte variable. La variable es la parte indexada y, depende directamente  de OMIE. Alguna  comercializadora ofrece como parte variable el precio directo de OMIE, sin aumentos. Otras tienen  incrementos de un tanto por ciento.
    • El impuesto eléctrico: este término es de un 4.864 %*1.05113=5.11% y no es desgravable.
Por todo lo expuesto, este es un sistema que recomendamos frente a cualquier otro.
¿Por qué lo recomendamos?

 

Si observa el término energía de sus facturas, es el concepto por el que más  paga, (si paga reactiva debería analizar la forma de compensarla). Puede ser que compense algo más del 12 % del costo total de la factura.
A lo largo del año encontramos muchas horas en las que OMIE la energía se ha pagado a un precio de 0c€/kwh. La razón de esto es porque son épocas en las que hemos tenido muchas lluvias y los pequeños saltos hidroeléctricos han trabajado bien, o por que ha hecho mucho sol que la solar fotovoltaica produzca al máximo y, ha coincidido con que el viento ha hecho que la energía eólica produjera mucha energía. Aunque no por esto tiene ud que mirar el tiempo todo el día.
Otro factor que hace que la energía baje a precios mínimos es que la demanda sea menor que la oferta, esto ocurre por la noche. El comercio y las administraciones cierran, los usuarios domésticos duermen y, solo alguna industria continua trabajando, cierto es que la fotovoltaica no produce, pero solo representa un pequeño porcentaje de la producción total. Por otras renovables. Con lo que la electricidad por la noche valdrá muy poco, llegando en algunos casos a 0c€/kwh. Si su negocio le permite ser flexible con los horarios de consumo, adelante, no lo dude, estudie las curvas de venta de OMIE, y adáptese. No obstante, aunque no pueda adaptarse, en la mayoría de ocasiones el cambio siempre merece la pena.
Cuando  pide precio a una comercializadora y le presenta una oferta convencional, ellos han estudiado el mercado y estiman el precio de la energía en cada momento.  Estiman costes (la compra de energía), conocen los gastos (las taifas de acceso y. los propios de la empresa),  añaden su margen de beneficios y presentan la oferta. Pero ¿Qué coste de la energía han fijado, si es tan fluctuante? Pues  no lo sé, pero es fácil imaginar que el más alto del año para cada periodo e incrementado algo para cubrirse las espaldas.